Rafael Alberti

Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al norte, fue al sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo;
que la noche la mañana.
Se equivocaba.

Alberti nace el 16 de diciembre de 1902 en el puerto de Santa María en Cádiz, España. Él, sus padres y sus cinco hermanos se trasladan a Madrid en 1917 donde Rafael estudia arte. En vez de terminar el bachillerato se dedica a reproducir pinturas en el museo Del Prado. Deja de pintar y se dedica a la poesía. En 1925 reúne sus primeros poemas bajo el título “Mar y Tierra” y concursa en el Premio Nacional de Poesía, que gana, pero al ser publicada la obra el título cambia a “Marinero en tierra”.

Entabla notable amistad con los demás miembros de la generación del 27 como Federico García Lorca, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre y los pintores y cineastas Dalí y Buñuel, además de Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda y el francés Louis Aragon. Se casa en 1933 con María Teresa León, compañera de actividades políticas y literarias.

La radicalización política de España le exige definirse y Alberti se une a los grupos progresistas, convencido que España necesita transformarse. Los poemas de estos años serán recogidos en “Consignas” (1933), “Un fantasma recorre Europa” (1933), y “El poeta en la calle” (1938). Y la radicalización hace que los vencidos en las urnas se apoyen en una solución militar y estalla la Guerra Civil. Alberti publica en el diario republicano ABC de Madrid la columna llamada “A Paseo”. Al caer Madrid y la llegada del franquismo y sus repercusiones logra salir a Francia y en París él; y Maria Teresa viven en la casa de Pablo Neruda y Delia del Carril. Encuentra trabajo como locutor en la Radio “París-Mondiale”. En 1940 se embarca para Argentina donde vive exiliado 22 años. Da recitales de poesía, de poesía y música, hace exposiciones de pintura y en 1941 nace en Buenos Aires su hija Aitana. En 1954, publica “Baladas” y “Canciones del Paraná” poemario que musicaliza magistralmente el compositor argentino Enrique Llopis; el poema “El viento que viene y va” es de mis preferidos y siguiendo el enlace lo pueden escuchar en  el catálogo.

En 1962 regresa a Europa con su esposa y se instalan en Roma. Sigue pintando, escribiendo, exponiendo. En 1977, tras treinta y ocho años de exilio, regresa por primera vez a España. Sus primeras palabras al descender del avión fueron: “Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta en señal de concordia entre todos los españoles”.

En España se editan sus obras, da recitales por todo el mundo y Rafael viaja con Maria Teresa a recibir condecoraciones, grados Honoris Causa de varias universidades y se le otorga el mayor premio literario en España: “El Premio Cervantes”. En 1988 muere su esposa María Teresa: cincuenta y cinco años de matrimonio y dos años más tarde se casa con la escritora y profesora María Asunción Mateo quien lo acompañará hasta su muerte.

Viaja de nuevo a América Latina donde varias ciudades le rinden homenaje, recibe en Cuba “La medalla José Martí” y en Chile “La Orden Gabriela Mistral”. Con Paco Ibáñez presenta el espectáculo poético musical “A Galopar” en el Teatro Alcalá de Madrid los días 21, 22 y 23 de mayo de 1991, del que se editará un hermosos album dividido en dos: volumen 1 y el volumen 2 que puedes oír también en musicalizando. Ay, ¡cómo hubiera gozado estar presente en este concierto!

En sus últimos años se retira con su esposa a El Puerto de Santa María, su pueblo natal ahora parte de Cádiz, donde inicia su Fundación y dona sus obras de arte y primeras ediciones de sus libros. El 27 de octubre de 1999, se une para siempre, como era su deseo, con el mar de su bahía gaditana. No he logrado llegar a Cádiz… pero espero ir allí a rendirle tributo a este bello poeta y ser humano.

En musicalizando.con encontrarás la biografía de Alberti con enlaces a sus poemas musicalizados que tenemos en el catálogo y poemas grabados en su voz.

En el catálogo encontrarán una muestra de la extensa y excelente musicalización de sus poemas que tenemos aquí: “Paloma Desesperada” de Rosa León; “Coplas de Juan Panadero” por Soledad Bravo; y, para terminar, un poema que para mi es uno de los más bellos poemas de amor “Qué será de tí” musicalizado e interpretado a la perfección por Rosa León.

Biografía escrita por hugo cuevas-mohr