::Musicalizando - Poesía musicalizada::
DE LA ANTIGUEDAD... ::
 

Musicalizando es un sitio en el internet que hemos creado para los amantes de la poesía hecha canción. Es el milagro de la poesía fusionada con la música, un mundo más allá de donde la palabra, escrita sobre un papel, no llega. No es recitar poemas y grabarlos sobre una música de fondo que solo acompaña. Es traer la música a formar parte esencial y viva de un conjunto integral, donde la poesía cantada - y en algunos casos con apartes recitados - comparten un mismo espacio vital. Esto no es nada nuevo. Es en realidad volver al nacimiento de la poesía, que nació intimamente ligada a la música. En la breve reseña del origen de la poesía española en la Edad Media (en el Menu entre a Países y Regiones: España) encontrará ejemplos de los primeros poemas musicalizados en idioma español.

Juan Pablo Neyret, de la Universidad Nacional de Mar del Plata, escribe en Espéculo, la revista de estudios literarios de la Universidad Complutense de Madrid, sobre este fenómeno músico-literario: "Los orígenes de la poesía fueron orales y oral fue su existencia hasta la invención de la imprenta. Los rapsodas griegos, los skalds nórdicos, los trovadores y troveros franceses, los juglares españoles conservaron la musicalidad de la palabra y simultáneamente la acompañaron con música hasta que Gutenberg dio origen a su nueva galaxia. A partir de entonces, aun con el énfasis que siempre mantuvo su aspecto fónico, los poemas pasaron a ser objeto de lectura silenciosa. Sin embargo, la poesía conservó la oralidad como un río subterráneo que salió a la superficie en el siglo XX con el advenimiento de los medios masivos de difusión: la radio, la televisión, el cine y el disco".

En este artículo titulado "
Catorce versos dicen que es Sabina: Canción y poesía en “Ciento volando”, El Profesor Neyret cita los legendarios trabajos del Dr. Walter Ong de la Universidad de Harvard sobre las diferencias entre las culturas orales - como la griega - y las culturas que desarrollaron una escritura. Estas diferencias crean patrones de pensamiento diferentes, argumenta Ong y concluye que: "la tecnología electrónica nos ha conducido a la era de la “oralidad secundaria”. Esta nueva oralidad posee asombrosas similitudes con la antigua [oralidad] en cuanto a su mística de la participación, su insistencia en un sentido comunitario, su concentración en el momento presente, e incluso su empleo de fórmulas".

No podemos negar que la gran mayoría de la poesía se escribe en nuestra época para ser leída en silencio, al igual que las obras en prosa, novelas de ficción o no. Pero no podemos tampoco negar que el cine y la televisión han llevado a más personas en el mundo a tener contacto con obras literarias por medio de la pantalla, que por medio de medios impresos. Y esto lo decimos aclarando que no es lo mismo el contacto de un lector, con una obra literaria, que un espectador observando una puesta en escena de esa misma obra literaria. En la puesta en escena interviene la visión de otro artista, otro creador, el director o productor de la pieza. En la poesía musicalizada interviene otro artista, otro creador, el compositor que pone la música.

María Figueredo, profesora uruguaya de la Universidad Wilfrid Laurier en Canadá, señala: "En los años sesenta ocurre una interacción entre los diferentes medios de comunicación, que llega a afectar la mayor parte del público occidental. Crece la interdependencia entre las artes, y lo visual/oral (en las que predomina la espontaneidad receptiva) comienza a jerarquizarse por encima de la palabra escrita…". Es sin duda la fuerza del mensaje oral y de los medios de comunicación y la gran difusión de la música la que ha sacado la poesía de los libros y que ha hecho que compositores se atrevan a musicalizar versos, incluso de poetas de cuatro o cinco siglos atrás. Y lo que ha hecho igualmente que los poetas graben sus versos para ser escuchados.

El profesor Neyret nos dice en su mismo artículo: "La canción española de las últimas cuatro décadas ha sido fundamental para este resurgimiento [de la poesía], tanto a través de la labor compositiva de los cantautores como gracias a la musicalización de poemas propiamente dichos, tales los casos de Antonio Machado y Miguel Hernández (entre otros) en la obra de Joan Manuel Serrat. Puede afirmarse que, por tradición, estos poemas no fueron escritos para ser cantados, pero cabe destacar que también abrevaron en fuentes orales (la saeta machadiana, la nana hernandiana, así como en el Caribe el són de Nicolás Guillén) como que su unión con la música no traicionó su esencia.

La Doctora Figueredo publicó en el 2005 su libro "Poesía y Canción Popular: su convergencia en el siglo XX" que es quizás, como dice en el prólogo escrito por el crítico literario y editor Romulo Cosse, la primera investigación sistemática en el campo de la musicalización de poesía. Romulo Cosse da una definición de musicalización digna de ser transcrita: "la resemantización del texto poético cuando se articula con una estructura musical, para integrar una realidad nueva del lenguaje, es decir, la canción". En nuestro lema de Musicalizando: "Las palabras son las velas y la música es el viento que las echa a volar...

En su libro, la Dr. Figueredo estudia las influencias que tiene la musicalización de poesía en Uruguay y destaca dos: La "canción de texto" española - que a su vez se nutre de la influencia francesa - y el "nuevo folclorismo argentino".

El término "canción de texto" parece tener origen en España y cobija tanto la poesía musicalizada como la canción de autor, canciones "dónde la estructura musical sostiene, sin privarse de sus valores, la importancia de la letra" (cita de Washington Benavides). A su vez la "canción de texto" en España que surge en los años 60, fue producto de la influencia francesa. Ver: La canción de texto en España.

El "nuevo folclorismo argentino" nace de la búsqueda en Argentina, pero de igual forma se da en otros países de latinoamérica, de rescatar las raices folclóricas (ritmos, tonadas, temas, instrumentos) de la música y la poesía popular. Es una forma de reivindicar esas raices y darles un nuevo sentido. Ambos movimientos se nutren el uno del otro y además se nutren del momento histórico de los pueblos del continente americano en su lucha por la justicia, la igualdad y las libertades civiles en contra de las dictaduras militares y el control del estado. El desarrollo de la canción popular latinoamericana la analizaremos más adelante en: El nuevo folclor latinoamericano.

La poesía también ha influenciado la música moderna. Desde que el rock en español comenzó, bandas, músicos e intérpretes han bebido de la poesía y han aportado a la poesía, desde casi todas las vertientes del rock. en Rock en Español exploramos la historia y algunos de los trabajos donde la poesía ha tenido un papel central en los trabajos musicales de musicalizadores y cantantes.

De la Antiguedad.... hasta nuestros días, la poesía y la música se han siempre encontrado.

Bibliografía:
- Benavides, Washington: Registro sensible del canto poético del Siglo XX. Fundación Arismendi: Archivos.
María Figuereido cita en su libro - ver abajo - varias textos del poeta y profesor Benavides sobre este tema.
- Figueredo, María: Poesia y cancion popular: su convergencia en el siglo XX: Uruguay 1960-1985 Montevideo : Libreria Linardi y Risso; Waterloo, Ontario, Canada: Wilfrid Laurier University, 2005, 206 p.
- Neyret, Juan Pablo: Catorce versos dicen que es Sabina: Canción y poesía en “Ciento volando”; Espéculo No. 20, 2002. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid
- Ong, Walter, Oralidad y Escritura. Tecnologías de la palabra, México: Fondo de Cultura Económica, 1987.[
Orality and Literacy: The Technologizing of the Word. New Accents. Ed. Terence Hawkes, New York: Methuen, 1982].

 
       
Diseñado por C3 Media Design