::Musicalizando - Poesía musicalizada::
EL NUEVO FOLCLOR LATINOAMERICANO ::
 

A mediados del Siglo XX se desarrollaron en diversos países de latinoamerica, movimientos de recuperación de las raíces folclóricas (ritmos, tonadas, temas, instrumentos) de la música y la poesía popular. Es una forma de reivindicar esas raices y darles un nuevo sentido; una búsqueda de identidad cultural. Esta búsqueda se nutre del momento histórico de los pueblos del continente americano en su lucha por la justicia, la igualdad y las libertades civiles en contra de las dictaduras militares y el control del estado.

Es evidente que hay muchos canales de comunicación e interdependencia entre la evolución de la "canción de texto" en España y América y el "nuevo folclor latinoamericano". Incluso, me atrevería a decir que en España, el "nuevo flamenco" y el uso de textos poéticos y su musicalización (Camarón, Llorente, Calixto Sánchez, Miguel Poveda y otros) responden a esta misma dinámica, a esta misma revalorización de las raíces folclóricas y búsqueda de identidad.

Presentamos a continuación una breve reseña de los más destacados poetas, musicalizadores e intérpretes del "nuevo folclor latinoamericano" que han trabajado el texto poético acompañandolo de ritmos, melodías, instrumentos y demás componentes del folclor de su país o región. Haremos una breve reseña de Argentina, Chile y Uruguay en el Sur y Nicaragua y Cuba en el Norte, como ejemplos, sin querer desdeñar otros exponentes del folclor en la región.

Argentina:
Hay dos duplas de poeta y compositor, que han hecho historia en el nuevo folclor argentino: Leguizamón-Castilla y Falú-Dávalos. No son las únicas pero sin duda las más conocidas. La primera dupla fue compuesta por el compositor Gustavo "el cuchi" Leguizamón (1917-2000) y el poeta Manuel J. Castilla (1918-1980). Ambos oriundos de la Provincia de Salta, se conocieron muy jóvenes y desarrollaron una amistad que produjo algunos de los más bellos poemas musicalizados de raigambre popular. La segunda compuesta por Eduardo Falú (1921) y el poeta Jaime Dávalos (1921-1981), oriundos igualmente de Salta, que compusieron juntos poemas musicalizados que siguen grabando intérpretes argentinos y de otros países. Eduardo Falú además, musicalizó pemas de Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato y es un prodigioso intérprete de la guitarra, tanto del repertorio popular como del clásico. Interpretes de la talla de Jorge Cafrune, Atahualpa Yupanqui, y otros llevaron el folclor argentino a todo el mundo.

Chile:
El surgimiento del folclor chileno como una forma de expresión popular generalizada se le debe sin duda a Violeta Parra, ese ícono del folclor latinoamericano, que sumergiéndose en la tradición popular de su país, recopiló más de 3,000 canciones y luego con sus canciones influyó a toda una generación de compositores y poetas. De su influencia podemos nombrar a sus hijos Isabel y Angel Parra, Victor Jara, Patricio Manns, Rolando Alarcón y otros más, las agrupaciones Inti Illimani, Quilapayún, Los jaivas y otros. Y, con los versos del maestro de la poesía, Pablo Neruda, la música popular chilena, sus cuecas, valses y corridos, enriquecieron el panorama de la poesía musicalizada latinoamericana.

Uruguay:
La Doctora Figueredo en su libro "Poesía y Canción Popular: su convergencia en el siglo XX" estudia detenidamente la musicalización de poesía en el Uruguay y dice: "Todos los subgéneros del folclore musical uruguayo están representados en el corpus"- refiriéndose a los más de 600 poemas musicalizados que ella recogiera entre 1960 y 1985. De estos, un 9% corresponden a Milongas, el estilo predilecto de los músicos populares (el 60% están registrados como canciones simplemente). La Milonga es un forma musical popular de la región rioplatense que apareció a fines del siglo XIX . La Dra. Figuereda anota: "... la milonga viene cargadano solamente de un sentimiento enraizado en la tradición uruguaya sino que también es un símbolo cultural que abarca todo el país". Aquí volvemos al uso del folclor como reafirmación de la identidad cultural.
Destacamos aquí la obra musicalizada del poeta Washington Benavides y su libro de poemas "Las Milongas" de donde salieron muchos de los versos musicalizados que nutrieron el nuevo folclor uruguayo. Los musicalizadores que "rescataron" estas formas musicales tradicionales fueron Alfredo Zitarrosa, Los Olimareños y Daniel Viglietti. En el catálogo tenemos ejmplos de sus trabajos poético-musicales y seguiremos aumentando nuestra "bibloteca virtual" de poemas y canciones del Uruguay.

Cuba:
El poeta Nicolás Guillén puede ser el primer poeta cubano que une la música y la poesía. Según Josefina Ortega, en un artículo escrito para la revista digital "La Jiribilla", titulado "Versos en el pentagrama" la razón es "porque su [Guillén] poesía es rica en ritmo interno y por la manera de asumir la musicalidad del universo africano en la cultura cubana".
En este artículo, Josefina destaca al renombrado compositor cubano, Ernesto Lecuona como el primero "que descubriera el vínculo de la música con los temas africanos con sus danzas Negra y Lucumí". Josefina cita a al historiador y compositor Eduardo Sánchez de Fuentes quien nos habla de los musicalizadores de Guillén: "fueron Amadeo Roldán y Alejandro García Caturla, en la llamada música sinfónica; y Moisés Simons, Eliseo Grenet y Jorge Ankerman, en la música pensada para el teatro, primero, y para la música popular en general."
Es así como los sones Negro Bembón y Sóngoro Cosongo de Eliseo Grenet y las canciones afrocubanas Quirino con su tres, Tú no sabe inglé y el canto negro Yambambó de Emilio Grenet, poemas de Guillén, entraron a ser parte del legado de la música folclórica afrocubana.

Es importante mencionar que nacidos de la revolución cubana, la Nueva Trova se nutrió directamente de la música folclórica tradicional para reafirmar su identidad cultural y difundir los poemas de José Martí. Aquí aparecen los trabajos de Pablo Milanés, Sara González, Amaury Perez e incluso de nuevos "trovadores" como Yamira Díaz, Ihosvany Bernal, Eduardo Sosa, por nombrar sólo unos cuántos.

Nicaragua:
La recuperación de la música folclórica de Nicaragua tiene un nombre muy concreto: Carlos Mejía Godoy. Carlos desde muy temprano en su búsqueda musical compuso "Alforja Campesina", interpretada por Los Madrigales. Luego fundó el "Taller de Sonido Popular". No son muchos los poemas que ha musicalizado Carlos o su hermano Luis Enrique, pero su contribución ha sido definitiva para la valoración de la tradición folclórica de Nicaragua. Su influencia en nuevos músicos de su país y de los países de la región es igualmente importante.

monografía escrita por hugo cuevas-mohr

Bibliografía:
- Figueredo, María: Poesia y cancion popular: su convergencia en el siglo XX: Uruguay 1960-1985 Montevideo : Libreria Linardi y Risso; Waterloo, Ontario, Canada: Wilfrid Laurier University, 2005, 206 p.
- Ortega, Josefina; Memorias: Versos en el pentagrama, Revista Digital La jiribilla, Año IV, 2006, La Habana, Cuba Josefina

 
       
Diseñado por C3 Media Design